«La Hermenéutica Bíblica»

Por Phillip Gray, La Verdad Para el Mundo

¿Podemos todos interpretar la bíblia en la misma manera? Como se dice el locutor en la presentación de nuestras programaciones, Jesús dijo, «y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres» (Juan 8:32). La verdad se encuentra en la Palabra de Dios (Juan 17:17). La Palabra de Dios es la bíblia (2 Timoteo 3:16,17). Entonces podemos conocer la bíblia. «Conocer» quiere decir «entender,» porque no conozco algo que realmente no entiendo. Pero, ¿cómo? Muchos han dicho, «pues, al fin y al cabo, no podemos entender la bíblia en la misma manera.» También dicen: «tú tienes tu criterio, y yo tengo el mío, y ¿quién es capáz para decidir cual es correcto?» Por tanto, tenemos que investigar un poco acerca de la hermenéutica bíblica. El término, «hermenéutica,» tiene la definición en el Diccionario de Cervantes como la siguiente: «arte de interpretar textos para fijar su sentido verdadero.» Por lo tanto, en este estudio, pensamos explorar un poco el arte de interpretar la bíblia, la cual es la Palabra de Dios y la verdad, para fijar su sentido verdadero. Pero primero, nuestro himno:

A continuación, nos indagamos en la hermenéutica bíblica. Es el arte de interpretar la bíblia para fijar su sentido verdadero. Mi pregunta es: ¿podemos entender la bíblia en la misma manera? Bueno, hay que hacer esta pregunta en una forma más precisa. ¿Podemos todos nosotros entender la bíblia CORRECTAMENTE en la misma manera? Repito: ¿podemos entender la bíblia correctamente en la misma manera? Si no, entonces, quedan solo dos alternativas. Si no entendemos la bíblia correctamente en la misma manera entonces 1) la primera alternativa es de entender la bíblia INCORRECTAMENTE en la misma manera. 2) La segunda alternativa es de entender la bíblia CORRECTAMENTE pero en DISTINTAS MANERAS. Si no interpretamos la bíblia en la misma manera, esas son las únicas alternativas que sean posibles.

Consideremos las alternativas: Si no entendemos la bíblia correctamente en la misma manera, ¿hemos de entenderla INCORRECTAMENTE en la misma manera? Por supuesto que ¡no! Pablo nos advierte en 2 Tesalonicenses 2:12, «a fin de que sean condenados todos que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.» También escribió en Gálatas 1:8, «Mas si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.» Y escribió a Timoteo en 1 Timoteo 1:3, «Como te rogué que te quedases en Efeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina.» En vista de todo eso, yo personalmente no deseo tener ninguna interpretación errónea de las Escrituras. (Escriba a: La Verdad Para el Mundo, Apartado 515, Villa Rica, Georgia, 30180 EE.UU., Apartado 515, Villa Rica, Georgia, 30180 EE.UU.)

Si no entendemos la bíblia correctamente en la misma forma, ¿hemos de entenderla CORRECTAMENTE, pero en DISTINTAS FORMAS? Esto es el concepto de muchos. Dicen: «no podemos todos entender la bíblia en la misma manera.» Pero, existe un problema grave con este concepto. ¿Cómo podríamos interpretar la bíblia correctamente pero en distintas maneras, con distintas doctrinas, y distintas conclusiones? ¿Enseña la bíblia un montón de doctrinas contradictorias, como se enseñan por el mundo religioso en la actualidad? Déjeme dar algunos ejemplos del problema que nos enfrenta. Hoy día, muchos practican la afusión o el rociamiento con aqua por el bautismo, en vez de la inmersión. Otros enseñan y practican la inmersión. Un grupo dice que la bíblia enseña solamente la inmersión. Otro grupo dice que puede ser por el rociamiento en agua. ¿Pueden tener razón los dos grupos? No. Porque se trata de una contradicción lógica. La lógica no es una ciencia misteriosa o complicada. De veras, es nada más del sentido común. Considere las siguientes dos sentencias: Uno, «Cristo enseñó solamente la inmersión.» Dos, «Cristo no enseñó solamente la inmersión.» Estas dos declaraciones no pueden se verídicas al mismo tiempo y en el mismo sentido, porque una de ellas niega lo que afirma la otra. Es el sentido común. Claro que la lógica humana no rige sobre la autoridad de la bíblia, pero tampoco es ilógica la bíblia. Entonces, es ilógico pensar que podemos todos entender la bíblia correctamente sino en distintas maneras. 

¿Podemos todos entender la bíblia en la misma manera? Recuerde, que la bíblia fue escrita en el lenguaje humano, es decir, en el hebreo y arameo en el caso del Antiguo Testamento, y en el griego en el caso del Nuevo Testamento. Por eso, Dios nos revela su verdad por medio de ciertas proposiciones. Cualquier proposición, o sea, sentencia gramatical, acarrea el sentido en una de dos maneras: o, explícitamente (en tantas palabras), o implícitamente (por la deducción lógica). Un ejemplo de una proposición explícita se encuentra en Juan 11:14. Cuando los discípulos malentendieron la implicación de la figura retórica en la declaración de Jesús que «nuestro amigo Lázaro duerme,» tuvo que aclarar con una proposición explícita, «Lázaro ha muerto.» Un ejemplo de una proposición implícita se encuentra en Mateo 22:31-32 donde Cristo enseñó para los saduceos que la inmortalidad del alma es una enseñaza del Antiguo Testamento en Exodo 3:6. Dios le había dicho a Moisés: «yo soy el Dios de Abraham, Isaac, y Jacob.» Cristo añade la premisa lógica que «Dios no es Dios de muertos, sino de vivos.» Por tanto, los tres patriarcas estaban vivos en algún lugar aún cuando Dios habló con Moisés muchos años después de su muerte física. Es enseñanza por la inferencia lógica.

Ahora, podemos ver mejor por qué están equivocadas la interpretaciones de algunos. No es que todos son deshonestos, o insinceros, o malos. Pero, a veces malentienden el significado de las palabras en el texto. Y a veces, malentienden los principios básicos de la lógica y la reglas de la hemenéutica. Pero, ¿cómo sabemos las reglas de la hermenéutica? Hay dos maneras. Primero, por estudiar y mejorar nuestro uso de la lógica, o sea, el sentido común. Segundo, por leer y estudiar la bíblia detenídamente para inducir los principios de la interpretación. La bíblia es su propio comentario. Se explica a sí misma.

Pongo un ejemplo. Al estudiar la bíblia, aprendemos el repeto para el silencio de la bíblia. Si el Nuevo Testamento no me enseña practicar determinada cosa en el culto (en el servicio de la adoración a Dios), por ejemplo, no debo de atreverme de añadir esa cosa al culto, no importa si es la tradición de mi iglesia o no. Hebreos 7:14 explica el concepto de respetar el silencio de la Escritura cuando dice que el Antiguo Testamento no había enseñado nada acerca del sacerdocio de Judá. Por ende, nadie de Judá pudo servir así por la autoridad del silencio de la bíblia. Hoy, no tengo el derecho de añadir mis nombres a la iglesia, o mis prácticas al culto, o mis opiniones al plan de salvación, porque la bíblia no lo permite. Este principio es aprendido por la lógica aplicada al estudio detenido de la bíblia. Tenemos que entender la bíblia correctamente en la misma manera. Es imposible entenderla correctamente en distintas maneras, y es pecado entenderla incorrectamente en la misma manera o en distintas maneras. Gracias por su sintonización, y hasta la próxima.